Inteligencia emocional: Garantiza el éxito de tu organización

inteligencia emocional

El concepto de inteligencia emocional cada vez suena más en nuestra sociedad, sin embargo, parece que las empresas todavía no le otorgan el potencial que tiene.

Existe la falsa creencia de que la inteligencia emocional es algo que debemos aplicar exclusivamente en nuestra vida personal. Nada más lejos de la realidad. No podemos olvidarnos de que somos seres humanos y como tal las emociones están presentes en todas las facetas de nuestra vida, tanto personal como profesional.

Según un estudio realizado por el Instituto de Investigación de Capgemini con nombre Emotional Intelligence, la demanda de competencias profesionales en inteligencia emocional se multiplicará por seis en los próximos cinco años.

Este dato pone de relevancia la alta necesidad que existe de integrar la inteligencia emocional en las organizaciones.

¿Qué es la inteligencia emocional?

Daniel Goleman, considerado padre de la inteligencia emocional la define como la capacidad de reconocer y gestionar y expresar nuestras propias emociones y las de los demás. Esto implica por una parte automotivación y por otra, habilidades de gestión en las relaciones con los demás.

Aunque últimamente las empresas demandan perfiles profesionales cada vez más técnicos, no podemos dejar de lado la naturaleza de nuestro origen, la humana. Detrás de cada marca existen equipos de profesionales formados por personas que sienten emociones con cada una de sus acciones y relaciones. Aprender técnicas como managers que nos ayuden a gestionar las propias y las de nuestro equipo, evitará múltiples conflictos y promoverá la comunicación asertiva entre los miembros.

Líder en inteligencia emocional

Todavía son muchos los profesionales que no sabrían definir exactamente lo que es y la importancia que tiene en sus vidas la inteligencia emocional. Por ello, será tarea también de la empresa y de los managers y directivos transmitir este concepto y las diferentes técnicas que podemos aplicar para integrarlo en el lugar de trabajo.

Una posibilidad es la creación de talleres para equipos en los que se trate y se practique la inteligencia emocional. Otra idea sería la de implantar unas normas comunes para la comunicación dentro de un equipo. Por ejemplo, cuando alguien esté hablando no se puede interrumpir. Debemos dejar que se exprese hasta el final y así ya de paso practicamos la escucha activa y la comunicación asertiva que también forman parte de la inteligencia emocional.

Autoconocimiento y autoconciencia: primeros pasos para la inteligencia emocional

Conocerse a uno mismo es un proceso que dura toda la vida ya que a lo largo de nuestra trayectoria y debido a nuestras experiencias vamos cambiando aspectos de nuestra personalidad. Sin embargo, es fundamental conocerse y ser consciente de cómo somos. De esta manera podremos identificar las emociones predominantes en nuestro día a día, descubrir cuáles son nuestras reacciones naturales ante ellas e ir trabajando la manera de reconducirlas en el caso de que no sean las adecuadas.

Piénsalo bien, ¿Cuántos profesionales abandonan sus empresas debido a un conflicto en ella?. Cuando empezamos a trabajar en un sitio nuevo, la preocupación más común de la mayoría de las personas es saber si existirá un buen ambiente de trabajo, si nos tratarán bien en nuestro primer día, si nuestro jefe nos apoyará, si seremos escuchados y tenidos en cuenta, en definitiva, si seremos aceptados en el grupo. Todo esto responde a la emoción de incertidumbre que sentimos por el desconocimiento inicial. Aplicar la inteligencia emocional desde el mismo proceso de selección será fundamental para atraer y mantener al mejor talento.

¿Cómo desarrollar la inteligencia emocional?

inteligencia emocional

Algo que debemos de tener claro es que cada persona debe de trabajar su propia inteligencia emocional, conocerse, reconocer sus emociones, sus reacciones ante ellas, utilizar la comprensión consigo mismo y la empatía con los demás, etc. Pero para que esto llegue a buen puerto es necesario contar con un líder que guíe al equipo en su proceso.

Estamos hablando de alguien que aporta e importa, de alguien que inspira y da ejemplo. Esto permitirá al trabajador evolucionar en su proceso de inteligencia emocional.

Cuando existe armonía en un equipo se multiplican las posibilidades de éxito empresarial. Es posible que por nuestra personalidad tengamos arraigadas unas emociones predominantes sobre otras pero la inteligencia emocional no es algo con lo que se nace sino que se entrena y mejora.

¿Cuán de inteligente eres emocionalmente?

Empecemos por uno mismo. Un ejercicio de autoconocimiento que arroja muy buenos resultados es el de crear un cuestionario de preguntas sobre lo que los demás ven en nosotros, es decir, lo que transmitimos. En ocasiones ocurre que nosotros nos vemos de una forma pero los demás nos ven de otra. Existe incoherencia de transmisión. Para que los resultados sean más fiables repártelo de forma anónima entre varios grupos de tu entorno: íntimo, cercano, profesional y lejano. Una vez tengas las respuestas compara resultados. ¿Qué ha ocurrido?

La mayoría de los managers no tienen feedback verídico entre sus equipos porque se sienten cohibidos a responder algo negativo por miedo a las consecuencias. Por suerte tenemos aplicaciones como las de happyforce que realizan encuestas de forma anónima.

¿Cuáles son tus habilidades sociales como manager?

Las habilidades sociales son las que diferencian a un líder a secas de otro excelente.

Estas habilidades, que incluyen el poder de influencia, la gestión de conflictos, el trabajo en equipo y la capacidad de inspirar a otros, hacen posible construir y mantener relaciones saludables en todas las partes de su vida. Si quieres mejorar la inteligencia emocional en tu equipo perfecciona tus habilidades sociales.

Las personas con fuertes habilidades sociales marcan una enorme diferencia en un equipo porque poseen una gran empatía y actúan sobre ella para que las personas avancen hacia un objetivo común.

Beneficios de la inteligencia emocional en la organización

Analicemos las principales ventajas de integrar la inteligencia emocional en la empresa.

Mejora la productividad y la conexión del equipo

Cuando nos sentimos parte de un grupo y somos conscientes de nuestro papel en la compañía, remamos en la misma dirección. Pondremos todo de nuestra parte para conseguir los objetivos comunes. Esto se traduce en un incremento de productividad y desarrollo.

Mejora la comunicación efectiva y la capacidad de escucha activa

La comunicación asertiva debe primar en cualquier empresa. Respetar lo que dice el otro aunque no sea lo mismo que nosotros pensamos forma parte de la diversidad y crecimiento. Gestionar conflictos mediante esta comunicación evitará malos entendidos y un complejo clima laboral.

Reducción de costes por mayor engagement

Cuando un manager hace uso de la inteligencia emocional para gestionar a su equipo y sus posibles desavenencias, los trabajadores se sentirán arropados y con libertad de expresión para solventar situaciones desde el respeto y la empatía.

Mejora la creatividad y capacidad de adaptación

Si surge un contratiempo u obstáculo en un proyecto, saber gestionar las emociones que surgen y darles el enfoque adecuado para ponerlas a nuestro favor mejora la creatividad del equipo y la adaptación ante la incertidumbre.

No podemos controlar lo que ocurrirá pero sí como vamos a reaccionar ante ello.

Estas son tan solo algunas de las ventajas de integrar la inteligencia emocional en la organización. Estaremos encantados de acompañarte en el proceso.

 

Lectura recomendada

experiencia candidato 1
Cultura corporativa

La hora de la experiencia de candidato

Con frecuencia se habla de la relación empresa-cliente en términos de enamoramiento. Lo mismo se aplica a la relación empresa-empleado. En ese sentido, la experiencia

Read More »