ESG y productividad laboral: parte de la solución

¿Cambio de paradigma empresarial o táctica corporativa para ganar ventajas comparativas? Solo el tiempo lo dirá, pero el caso es que las políticas ESG son un tema del que están pendientes cada vez más empresas, independientemente de su volumen y sector de actividad.

Si quieres saber, en nuestra opinión, de qué se trata…

  • Opción A: De cumplir con ciertos criterios regulatorios → ERROR 😭
  • Opción B: De cambiar la esencia del pensamiento empresarial → ACIERTO! ✌️

En este texto ponemos el foco en la relación entre los recursos humanos, su productividad y las ESG. Trataremos de explicar qué significan esas siglas, por qué tienen que ver con el capital humano de nuestra organización y de qué manera impactan en nuestra productividad.

¿Qué es ESG?

Si piensas que la RSC (responsabilidad social corporativa) es el no va más en el terreno de los “negocios buenos”, resetea. Una cosa es aplicar ciertos criterios de responsabilidad en nuestras acciones, y otra integrar políticas ambientales, sociales y de gobernanza responsables en nuestro diseño corporativo.

Porque de eso hablamos cuando decimos “ESG”: de environment, society and governance. O sea, de medio ambiente, sociedad y gobernanza (corporativa). Profundizando un poco más, de los enfoques, políticas y criterios que adoptamos para hacer que nuestra práctica empresarial sea más responsable y tenga un impacto positivo en cuestiones ambientales, sociales y de organización.

Esto no es la última ocurrencia del gurú de turno de los RRHH. Es una tendencia que genera mucho valor añadido (muy atentos al punto cuatro de este informe), que los gestores de fondos de inversión responsables e ISR tienen muy (pero muy) en cuenta y que con la catarsis colectiva derivada de la pandemia está conociendo una edad de oro con mucha proyección.

¿Y eso qué tiene que ver con los empleados?

Pues mucho. Partimos de la idea de que tu capital humano es el activo más importante de tu organización; si todavía no lo sabes, malo.

Y que conste que no se trata solamente de cuestiones organizacionales (que también). O sea, para dejarlo claro y meridiano: tus valores, políticas y prácticas ambientales y sociales (y de gobernanza, por descontado) tienen un impacto directo en la productividad de tus empleados.

El concepto de felicidad en el trabajo es la piedra de toque de todo esto. A mayor satisfacción laboral, mayor compromiso de empleado, eso está claro. Así que aparte de cuestiones como alcanzar una mejor imagen corporativa, optimizar procesos o evitar costes derivados de la regulación, los trabajadores de empresas con políticas ESG en marcha son más felices en su trabajo: el compromiso se paga con compromiso.

esg productividad laboral
Abel F. Ros / Qapta.es

Por la parte que nos toca: conociendo la productividad

Bien sabemos que la productividad laboral es una preocupación constante en cualquier empresa, porque de ello depende la buena marcha de nuestros proyectos y no es fácil de mejorar. Hemos de tener muy presente la cadena felicidad – compromiso – productividad.

Un ejemplo breve:

  1. Nuestra empresa pone en marcha políticas sólidas de ESG, digamos nuevos procesos de ahorro de energía, un programa de becas de formación a nivel local y prácticas de transparencia interna.
  2. Nuestros empleados se sienten parte de una organización que tiene algo que aportar a la sociedad y quiere hacerlo, lo que redunda en la motivación y genera una mayor retención de talento.
  3. Nuestra buena fama corporativa crece como la espuma. Nuestra imagen de marca empleadora se convierte en un imán para empleados potenciales: genera una mayor atracción de talento.

Tan importante como hacer algo es medir sus resultados. Tenemos recursos tecnológicos a nuestro alcance que nos permiten evaluar de manera cuantificable y constante el impacto de estas políticas en la productividad de nuestros empleados, algo tan esencial como ponerlas en marcha para poder trabajar con ellas de manera estratégica.

Tu compromiso ambiental, social y de gobernanza corporativa tiene premio

Un empleado consciente del esfuerzo de su empresa por contribuir al bienestar de todos ve alinearse sus intereses con los de la casa para la que trabaja; está más motivado y rinde más. Y todos contentos. ¡Es un win-win-win de manual!

Lectura recomendada