¡El metaverso llega a la gestión de personas!

O a lo mejor hay que decirlo al revés, o sea, que los recursos humanos llegan al metaverso. Sea como sea, el impacto es fuerte, hasta el punto de que podemos estar hablando del fin de la oficina física; tal y como la conocemos, desde luego.

Nosotros en Happyforce nunca hemos gastado de eso, y ahora por ejemplo estamos usando un entorno muy gamificado, flexible y funcional en Gather Town. El caso es que la pregunta está ahí: ¿cómo transformará el metaverso los espacios de trabajo? ¿Lo está haciendo ya (y tú te lo estás perdiendo)?

Para darnos su autorizada opinión al respecto ha venido Aleix Valls, CEO & Founder de Liquid Lab Ventures, y hemos celebrado con él nuestro webinar del 16 de febrero de 2022: El impacto del metaverso en el entorno de trabajo. Aquí lo resumimos. Presente o futuro, híbrido o no, novedades y continuidades… ¿Cómo es el trabajo en el metaverso?

¿Presente o futuro?

Es esa cosa con la que Zuckerberg está dando todo el día la paliza, pero no es solo eso. El concepto de metaverso vendría a ser, etimológicamente hablando, un “universo de universos” o un “más allá del universo”, según se mire. Hunde sus raíces en el pensamiento de Neal Stephenson, y Second Life y Decentraland son seguramente sus desarrollos más depurados hasta la fecha. La entrada de la Wikipedia te lo explica bastante bien.

La opinión de Aleix es clara y meridiana: sí, sí, sí, el metaverso ya está aquí. En el mundo del videojuego se aprecia ya claramente el salto de un internet 2D de intercambio de información al internet 3D, inmersivo y vivencial, donde por ejemplo se genera una reputación social que “sobrevive” en el mundo real.

Más relevante para el mundo de la empresa: el metaverso no es un juego, sino un lugar virtual que crea y habilita nuevos modelos de negocio y nuevas interacciones B2B y B2C en el mundo físico.

¿El final de la oficina física?

Pues ni blanco ni negro, como siempre. Evidentemente hay sectores e industrias en las que hablar de la desaparición del puesto de trabajo físico no tiene sentido (que parece que nos cuesta acordarnos del camarero, del taxista, del policía).

Aleix Valls plantea tres reflexiones previas sobre el impacto en el mundo del trabajo:

  • Trabajar en el metaverso. Ya existe. Mundos virtuales con negocios virtuales, clientes virtuales y empleados virtuales. No físicos, pero sí reales.
  • Trabajar para el metaverso. En fase de desarrollo como está, el metaverso genera un nuevo abanico laboral en su concepción, construcción y gestión.
  • Trabajar con el metaverso. Esto es lo más obvio: el metaverso como herramienta de trabajo (como puede ser un canal de comunicación o un espacio kanban).

Entonces, ¿es el fin o no? Nadie puede saberlo, lógicamente. Lo más normal sería pensar en entornos híbridos. Técnicamente la oficina virtual 100% puede ser posible (aunque esté lejos y sea costosísimo), pero tal vez no sea el objetivo.

La apuesta es que la oficina no desaparece, se transforma. ¿Por qué? Porque la presencialidad puede ser interesante tanto para la organización como para sus miembros, aportando valor y bienestar. Pero para ello la presencialidad se tendrá que justificar; no será algo obligatorio, sino algo que rinda un beneficio, que haya una razón de peso (quitarte las gafas virtuales y ver a otras personas no es la menor de ellas).

metaverso gestion personas 2

¿Qué tienen que hacer las empresas?

“Esto del metaverso es cojonudo, pero es que cuando lo montas sobre la Web 3.0 además te da la oportunidad de ser el propietario de un trozo de internet”. Infórmate acerca de los NFTs y dale una vuelta a esto que dice Aleix Valls sobre el intercambio de valor por internet, porque es la verdadera revolución.

En este panorama, desde la perspectiva de la gestión de personas, de lo que se trata es de posicionarse bien. El talento es el activo central en el metaverso, y la atracción y retención del mismo se convierte en un desafío casi inimaginable. Hay que proyectar la idea de un trabajo fluido, casi opcional, en el que si quieres tener empleados tendrás que ofrecer algo más que un triste salario: tendrás que ofrecer bienestar en el sentido más amplio del término.

Total, que el mundo se duplica en físico y virtual, universo y metaverso(s). Y nos vamos con otra frase lapidaria de Aleix: “con metaverso y web 3.0, el mundo físico es el que le aguanta el cubata al mundo virtual”. Dicho queda.

Lectura recomendada