¿La Gran Renuncia puede ser la Gran Oportunidad de las empresas?

Llevamos una temporada dándole vueltas al asunto este de la Gran Renuncia (como podéis ver aquí) y su aterrizaje en España, y tras mucho pensarlo y repensarlo nos hemos dado cuenta de que, dejando aparte lo evidente, no tiene por qué ser tan malo. ¡Espera, no le des aún a la cruz roja de la esquina superior derecha de tu navegador! Queremos decir que detrás de la Gran Renuncia tal vez nos aguarda una oportunidad de transformación.

Vale que eso de que “cualquier crisis es al mismo tiempo una oportunidad” es todo un lugar común; pero os prometemos que no hemos copiado esta idea (que luego hemos encontrado en publicaciones web de primer nivel como este, este y este). Y por lo mismo, os vamos a dar nuestra visión particular (y localizada en el entorno español) del asunto.

Power to the people!

Aparte de un lema sesentero y una canción de John Lennon, la idea de la distribución del poder hacia abajo es una tendencia histórica contrastada. Pasó con la democratización del voto, pasó con el ciudadano-consumidor, ¿por qué no iba a pasar con la fuerza de trabajo?

La idea es que, detrás de la parte más visible y aparatosa del fenómeno en forma de dimisiones masivas, subyace un proceso lógico que está afectando a organizaciones tradicionalmente jerárquicas y autoritarias como son las empresas: la capacidad de decisión se está desplazando hacia las capas inferiores de la organización. O sea, a lo empleados.

Dicho de otra forma más sencilla y menos pedante, ahora (y cada vez más) el poder dentro de la empresa no está exclusivamente en el consejo de administración o en el despacho del jefe: está en la fuerza de trabajo. ¿Cuál es su punto fuerte? Si esto no me gusta, lo dejo. ¿Eso afecta de alguna forma a la organización? Ya, es una pregunta, aparte de retórica, muy tonta…

Adaptarse o morir

Sí, nos encantan las frases hechas y los refranes populares, atesoran un montón de sabiduría. Porque es tan sencillo como eso: la tendencia está ahí, se aprecia en la consolidación de fenómenos como el autoliderazgo, la participación horizontal en la toma de decisiones y las organizaciones en red. Y es arrolladora; ¡ay del que se ponga delante para intentar pararla…!

Por cierto, que los paliativos tampoco funcionan. Si tus empleados manifiestan un problema con la flexibilidad de horarios y les planteas como solución que en lugar de entrar a las 8 pueden entrar a las 9, no te extrañe si te mandan a paseo o baja la productividad en forma de quiet quitting. Se impone un cambio de 360 180 grados.

Ah, un inciso, hablando de participación y de que tus empleados manifiesten cosas: ¿tú les preguntas? Pues es el primer paso, imprescindible si quieres saber lo que se cuece de verdad en tu organización. En serio, no seas el último en enterarte…

grafico gran renuncia españa
Fuente: Seguridad Social, elaboración propia.

La Gran Renuncia en versión española

No podemos decirte, y menos aquí así deprisa y corriendo, cómo dar la vuelta a la situación y hacer tu organización atractiva para el talento, entre otras cosas porque no podemos saber exactamente cómo te está afectando la Gran Renuncia. ¿Mayores tasas de rotación o menor productividad? ¿Dificultad para atraer talento o para retenerlo? ¿Falta de compromiso o ausencia de motivación?

Sí podemos contarte con las estadísticas en la mano (mira el gráfico de arriba) que en el caso español existe un aumento de las renuncias, quizá no tan marcado como en otros mercados laborales, pero dramático en términos relativos. Mucha gente está dejando sus trabajos en busca de “otra cosa”; ¿cómo puedes convertir tu organización en esa “otra cosa”?

Medidas concretas aparte (como las políticas de conciliación o los programas de promoción), que como decimos sólo pueden descubrirse desde dentro, creemos que es imprescindible apostar por una cultura corporativa diferente, más centrada en las personas y sus necesidades, que sepa potenciar y valorar las diversas capacidades de cada cual (en especial emocionales y blandas) y abierta a la escucha activa de abajo arriba.

Medio lleno, siempre medio lleno

Si bien estamos convencidos de que una visión positiva puede ayudar, sabemos que también hay que arrimar el hombro. ¿Crees que podemos ayudarte?

Lectura recomendada

organización sin cargos 1
Cultura corporativa

¿Hacia una organización sin cargos?

¿Una empresa sin jefes? ¡Hala, anarquía, cachondeo, sindiós! Tranquis, guardad las banderas rojinegras que no vamos a disipar las negras tormentas todavía. Aunque según se

Read More »