Transformación digital, materia oscura laboral y bienestar de los empleados

Las herramientas digitales deberían mejorar nuestros procesos de trabajo y facilitar el bienestar de los empleados, ¿no? Bueno, pues no siempre ocurre: con frecuencia la digitalización implica una complejidad que nos complica la vida. Ya, que no te pilla de sorpresa… Y tampoco te sorprenderá que eso perjudique el clima laboral, aparte de los resultados económicos, ¿no?

En esta entrada de nuestro blog centramos la atención en el impacto negativo que puede tener la puesta en práctica de la llamada transformación digital en la felicidad en el trabajo en un sentido amplio, y de forma más concreta en las políticas de conciliación, el engagement o la fidelización de talento.

Transformación digital, complejidad y… venga aplicaciones

Vale que en el mundo soplan vientos de complejidad y que el ámbito laboral no está exento. Vale que la tecnologización puede ayudarnos a lidiar con esa complejidad abriendo horizontes hasta ahora inimaginados. Vale que todo se ha acelerado en los últimos años, en especial desde la pandemia, de forma vertiginosa y casi incomprensible.

Todo eso es verdad. Pero a veces da la sensación de que la transformación digital consiste, básicamente, en acumular a toda costa una buena pila de herramientas y aplicaciones. Pero esa acumulación ha implicado en muchos casos una complejización y un aumento de la carga de trabajo absolutamente contraproducentes.

Aplicaciones de mensajería para el trabajo en remoto, soluciones SaaS para equipos deslocalizados, herramientas de gestión de flujos de trabajo integradas… Esto se traduce muchas veces, paradójicamente, en dificultades de gestión, ejecución y comunicación. Y el bienestar de los empleados se resiente ante esta avalancha de “materia oscura”…

La “materia oscura” laboral

Esta afortunada analogía que traemos desde aquí viene a expresar tooodas esas tareas que “no se ven” pero que están ahí, y que amenazan con ocupar casi todo nuestro tiempo y espacio de trabajo. Ya sabes de lo que te hablamos. De las videoconferencias y el tiempo para elegir, programar, invitar, etc.; de en qué panel kanban vi yo esto; de espera, que hemos cambiado de software de facturación y hay que importar…

¿Por qué todo este maremágnum, además de perjudicar la eficiencia y la productividad, afecta al bienestar de los empleados? Según mencionan de manera muy ilustrativa en ese artículo que mencionamos, el empleado medio de oficina utiliza hoy entre 10 y 14 aplicaciones para trabajar; recibe y envía de media 295 mensajes diarios relacionados con el trabajo; el 78% considera que le hacen perder tiempo.

Los empleados se estresan ​​porque tienen que hacer malabares con múltiples tareas, sistemas y aplicaciones; las tareas que tienen que efectuar son cada vez más complejas y les cuesta encontrar la información necesaria para llevar a cabo su trabajo” no porque sea rara o de difícil acceso, añadimos, sino porque sencillamente cuesta encontrarla entre suites, mails, plataformas, carpetas compartidas (y duplicadas, y desactualizadas)…

bienestar de los empleados 2

¿Una carrera hacia ninguna parte?

Esta saturación se plasma en varios efectos indeseables. De una forma directa tendría que ver con la invisibilización del esfuerzo (no se nota todo lo que trabajo, el esfuerzo que dedico no me cunde) y el famoso burnout emocional. De forma más indirecta pero claramente relacionada, con al menos otros tres fenómenos muy preocupantes para cualquier líder:

No queremos una carrera tecnológica en plan “camina o revienta” siguiendo cantos de sirenas digitales, no solo por cuestiones de eficiencia, que también, sino por ese potencial efecto perverso en el bienestar de los empleados. ¡A ver si vamos a querer ponérnoslo fácil y nos lo estamos poniendo más difícil!

Nadie dice que no a la tecnologización, faltaría más. Pero podemos tomarnos un minutito para pensar, planear y elegir las herramientas idóneas para nuestro caso. Y si no sabemos muy bien cuáles son esas herramientas, no es un problema, que nadie nace sabido.

Además, es fácil de averiguar lo que necesita tu gente: ¡pregúntaselo!

Foto de portada: ThisIsEngineering en Pexels

Lectura recomendada