El impacto social como propósito: oportunidades y ejemplos de inversión

Dice Ronald Cohen que el impacto social está a la altura del riesgo y del beneficio en las decisiones de negocio. Empezamos mentando a un verdadero gurú por si nuestra posición de partida al respecto no hubiera quedado clara: en Happyforce creemos firmemente que debemos mejorar la vida de las personas, y que así, en organizaciones más humanas, mejoraremos también los resultados.

Para charlar sobre el impacto del propósito, el propósito del impacto y cuestiones aledañas hemos dedicado el webinar Happy Talks del 22 de noviembre de 2023, que Emilio Ayanz (CFA y socio fundador en Creas) tituló “Inversiones con propósito: descubriendo el impacto social en el mundo empresarial”. Más que interesante, ya verás.

La inversión social, la oportunidad para generar un impacto corporativo

¿Qué hay detrás de lo que llamamos inversión con propósito? La idea que subyace en las organizaciones conscientes de la necesidad de sostenibilidad económica y que tienen asumida su responsabilidad social corporativa es que aspiran a generar un impacto social significativo en el área que ha dado en llamarse ESG (gobernanza, sostenibilidad, medioambiente).

Esto tiene un triple efecto, beneficioso y sinérgico, que añade valor:

  • Sobre la sociedad: sea por retribuir en cierta manera la “inversión” que la sociedad hace en la empresa, sea por aportar algo que ayude a dicha sociedad (de la que todos somos parte) a ir un pasito más allá.
  • Sobre la organización: no es solo cuestión de imagen corporativa, que también; es la mejor forma de afianzar una cultura corporativa coherente. Aparte de que las políticas de ESG generan oportunidades de negocio para la organización.
  • Sobre los miembros de la organización: verbigracia, los empleados (que a la vez también son sociedad y organización). El alineamiento de los propósitos se forja en la inversión con impacto social como de ninguna otra manera.

Invirtiendo según el propósito

¿En qué nos basamos a la hora de decidir a qué dedicamos los dineros de nuestra organización? En principio, en lo que nos dicta nuestro interés y nuestra estrategia: infraestructura, innovación, crecimiento… Pero, por principio (ojo al matiz), debería ser lo que se destila de nuestro propósito organizacional.

Así, si aspiramos a tener algún tipo de impacto positivo en nuestro entorno (y ya sabemos que deberíamos), la inversión con impacto social se convierte en una parte imprescindible en nuestro funding program. Y además, como señala Emilio Ayanz, el beneficio crematístico no es incompatible a medio y largo plazo con el beneficio más intangible en aspectos sociales.

Para perfilar mejor, podemos orientarnos a partir de plantear una vez más la siguiente pregunta: ¿cuál es nuestro propósito? Esperamos que la respuesta no sea “la rentabilidad inmediata”… Probablemente tenga más que ver, entre otras cosas, con mejorar nuestras vidas, incluyendo aspectos de satisfacción laboral y felicidad en el trabajo.

Siendo así, y a sabiendas de que invertir en ESG tiene un impacto positivo en el bienestar laboral en la organización (si no nos crees, te lo dicen Deloitte y el CISI; resumiendo mucho, “interconexión” y “globalidad” son las palabras clave en estos informes), aquí tenemos los patrones elementales para hacer una inversión con sentido y con objetivos no solo realistas, sino positivos en un sentido íntegro. ¡Chúpate esa, Friedman!

impacto social 2

Unos cuantos ejemplos…

¿Quieres que te demos unos ejemplos oportunidades de inversión reales para verlo más claro? Ayanz apunta a tres grandes vectores donde responsabilidad social, rentabilidad sostenible y bienestar laboral se dan la mano; veremos un ejemplo en cada caso.

  • Educación infantil y formación vinculada al empleo. Ironhack se dedica a formación en habilidades digitales y tiene un programa de financiación para facilitar la accesibilidad a personas desempleadas y hacer reskilling.
  • Longevidad y calidad de vida de personas vulnerables. Qida es una B-corp pionera en España en el sector de atención domiciliaria que centra su estrategia de cuidado en mimar a los cuidadores.
  • Patrones de producción y consumo sostenibles. Smileat se dedican a la alimentación orgánica y sin azúcares añadidos para niños y bebés. En este caso la preocupación por el bienestar de las personas está en todo el centro.

El impacto social de una inversión responsable empieza en tu propia casa

Modelos de negocio en desarrollo donde aparecen nuevas oportunidades, nuevos mercados… Y una atracción de talento nunca imaginada en nivel de motivación y compromiso. ¿Te apuntas?

Lectura recomendada