Imagen de marca empleadora, entre la reputación y la autenticidad

La imagen de marca empleadora, ¿es solo imagen, o detrás tiene que haber algo más? Podemos mejorar nuestra organización con un buen employer branding, pero para que este sea sostenible no puede fundamentarse únicamente en un relato, en una reputación; colocar al empleado en el centro y facilitar su bienestar laboral, eso debe ser auténtico.

En torno a este tema giró nuestro webinar Happy Talks del 29 de noviembre de 2023, que se tituló “De la realidad a la reputación: desmitificando el employer branding en empresas auténticas”. En él, Pedro Galván, CEO de Awards of Happiness, nos desgrana sus reflexiones sobre autenticidad, reputación y employer branding. Aquí tienes un resumen.

Primero la autenticidad, luego la reputación

La noción de imagen de marca empleadora (que es como se llama esto en román paladino) viene del marketing y su concepto de imagen de marca; pero no hay que asimilar ambas cosas, como dice Pedro Galván, “escudarse detrás de ella [la imagen de marca]” cuando en RRHH nos ponemos a “vender trabajo”. Cuando hay una diferencia entre lo que contamos de nuestra organización y lo que ocurre en ella, malo.

Una cosa es que no seamos perfectos al tratar de alinear nuestra identidad corporativa y nuestra imagen de marca empleadora, que nadie lo es, y otra es que ignoremos las dinámicas y las tendencias actuales de empleabilidad. Que tienen como principios el propósito, la transparencia y la tecnología. Glassdoor sería un buen símbolo de este cambio de paradigma en gestión de personas.

Resumiendo, la idea es que, si eres auténtico, para qué necesitas un employer branding artificial. Sí necesitas una estrategia y una narrativa, desde luego, pero no tienes por qué obsesionarte con ello. Si trabajas duro aspectos como las políticas de conciliación, la flexibilidad, el reconocimiento o el desarrollo profesional, la buena imagen viene sola.

La clave está en el feedback

Esto va ante todo de personas, coherencia, verdad e implicación. Pero en cuanto a la mecánica de implementación, la clave está en el feedback. Entender la percepción que otros tienen de nosotros (nuestra cara al exterior, pero también al interior de la organización) y saber si nuestras acciones tienen el impacto que deseamos es la piedra angular sobre la que levantar un employer branding sólido.

¿Y si el feedback no es del que gusta? Bueno, pues de eso se trata, de tener esa conversación pendiente (que a lo mejor ni sabíamos que debíamos tener), de ajustar nuestros programas de reclutamiento, onboarding, bienestar, liderazgo o lo que sea que descubramos que nos está fallando. Mejorar la imagen de marca empleadora ¡pasa por mejorar el producto (empleo)!

Aquí la propuesta de valor radica básicamente en, trabajando en nuestras áreas de mejora, maximizar el potencial de compromiso de los empleados y aumentar así su motivación y su productividad. Pero para eso antes hay que conocer cuáles son nuestras áreas de mejora, necesitamos retroalimentación; y qué mejor que empezar por preguntar al empleado.

imagen de marca empleadora 2
Así no, ¿verdad…?

Desafíos y oportunidades de la imagen de marca empleadora

Si nos planteamos los grandes retos para implementar un employer branding de calidad, diríamos (con RRHHDigital) que involucrar tanto a los líderes como a la alta dirección para que esta tarea sea transversal se sitúa lo primero de la lista. No tenemos que hacer creer a los demás que somos auténticos; tenemos que creérnoslo nosotros mismos.

El ámbito tecnológico, como cabe esperar, se revela como ambivalente. Cierto, la economía digital no nos lo pone fácil a veces (estamos pensando en el trabajo en remoto y el peso del salario emocional, por ejemplo); pero también tenemos más herramientas que nunca para comunicar y medir indicadores objetivos sobre nuestra situación y el retorno de nuestras acciones.

Pedro Galán comenta que plataformas de medición de la felicidad como Awards of Happiness o Happyforce (que parten del principio de que la felicidad del empleado es sinónimo de rendimiento) son acogidas con entusiasmo por directivos que tienen muy clara la oportunidad de ganar una ventaja comparativa en employer branding y, con ello, en la atracción de talento y la fidelización de empleados. Y si tienes el talento, lo tienes todo.

Lectura recomendada

Upskilling
Cultura corporativa

¿Qué es el Upskilling?

La creciente aparición de nuevas disciplinas tecnológicas conlleva un incremento en la demanda de profesionales que las dominen. Encontrar empleados cualificados en estas competencias es

Read More »