Bienestar corporativo, ¿cuestión de liderazgo?

¿Qué es más importante (más eficaz), el bienestar individual de cada persona o el bienestar corporativo de la organización? ¿Son equivalentes, este es la suma de aquellos, pueden ser contradictorios? Desde luego, el bienestar organizacional es algo que no podemos permitirnos perder de vista. Y la clave podría estar en el liderazgo.

Es la idea central de nuestro webinar Happy Talks del 13 de diciembre de 2023, que se tituló “El poder de liderazgo en el bienestar corporativo y de las personas” y que corrió por cuenta de Domingo Sánchez, experto en transformación empresarial y estrategias de crecimiento. Nos dio su interesante perspectiva sobre el peso del liderazgo en el bienestar, y aquí tienes un pequeño resumen de las ideas principales.

El bienestar del empleado y el bienestar de la organización

El paint-ball y las escape rooms; el futbolín y los pufs; las fuentes de fruta; la atención al bienestar en el trabajo ha pasado por varias etapas evolutivas hasta llegar a centrar el foco en los pilares del bienestar (sean cuales sean) a partir del empleo de tecnología para el análisis de datos y la gestión de talento.

En todas estas fases evolutivas en el desarrollo del concepto de felicidad en el trabajo ponemos la atención en el individuo; con cierta lógica, no diremos que no. Pero a cambio hemos tendido a olvidar (o a ver de refilón, como un producto agregado secundario) el bienestar corporativo; que no es el de la organización, ente abstracto que ni siente ni padece, sino el de sus integrantes visto de forma colectiva.

En Happyforce somos acérrimos partidarios de personalizar (en la medida de lo posible) las acciones de bienestar, pero no por ello debemos perder la perspectiva de conjunto; lo del árbol y el bosque, ya sabes. Al fin y al cabo, cuidar a cada uno no es lo mismo que cuidar de todos. La atención al bienestar corporativo, a este “cuidar de todos”, también tiene, qué duda cabe, su impacto en la calidad de vida laboral.

A mejor liderazgo, mayor bienestar corporativo

Seguramente hayas notado la cursiva enfática en el subtítulo; por si acaso repetimos, “mejor liderazgo”. Calidad, no cantidad. No se trata del “estar encima”, ni del “hacer de bombero”. Se trata de generar y mantener un caldo de cultivo propicio para el bienestar, partiendo de los valores y el propósito de la organización.

Nos parece que el liderazgo juega un papel más fundamental que nunca en este bienestar corporativo, partiendo de una perspectiva clara de las fortalezas y debilidades de conjunto y en relación con la organización. Y la forma de liderar, nos dice Domingo Sánchez, tiene que cambiar de manera radical para cambiar su impacto cualitativo en los factores emocionales y psicosociales del bienestar.

De ese papel de eslabón en la cadena que une la cultura corporativa y el talento de las personas es de lo que hablamos cuando decimos “de calidad”. Y podemos (una vez más) señalar hacia arriba mientras lo decimos, porque seguimos convencidos (y Diego Sánchez también) de que tenemos que enseñar a nuestros líderes a liderar de forma humanista y positiva.

bienestar corporativo 2

Bienestar en la organización, ¿para qué?

Fíjate en esta lista en la que se expresan varios rasgos del trabajo de calidad; a nosotros, al leerla, no nos parece que sea tanto “lo que cabe esperar” del empleado sino más bien lo que se puede pedir a un líder. Porque para que la organización florezca no basta con que lo haga bien uno, tenemos que hacerlo bien (no perfecto, que eso no existe, pero sí bien) todos.

Ese es el telón de fondo del bienestar corporativo que el líder se encarga de “sostener”, y lo que brinda es esa referencia que da coherencia a las acciones de la organización y paz mental a los colaboradores. Promover un liderazgo humanista y un liderazgo positivo es apostar por colocar a las personas en el centro y dar cabida a las emociones, a la capacidad de desarrollo y al significado profundo de las cosas.

Para llegar hasta ahí queda plantearse la pregunta del millón. Normalmente pedimos un trabajo de calidad; ¿estamos dando a cambio un empleo de calidad? A ti a lo mejor te parece que sí, pero ¿y a tus empleados? Tener un conjunto rico de datos y poder analizarlo con solidez para llegar a conclusiones acertadas es el punto de partida para la mejora y el crecimiento.

Lectura recomendada