Imagen de marca empleadora, ¿imán para el talento?

Si una imagen vale más que mil palabras, cómo será una imagen de marca empleadora potente, sólida, atractiva… Bueno, pues lo primero y principal que tiene que ser es real. Es decir, tiene que basarse en principios de verdad y tener efectos reales en el talento que ya tenemos y en el que queremos tener. ¿No te parece?

Para charlar largo y tendido sobre ello realizamos el webinar Happy Talks del 20 de diciembre de 2023. Se tituló “Cómo conectar con el talento para potenciar la marca empleadora” y en esta ocasión corrió por cuenta de dos ponentes, Sonia Ruiz y Sergio García, ambos a la cabeza de la agencia PrideCom. Esto fue lo más destacado.

Lo que la organización puede ofrecer

Una idea como punto de partida que tal vez no sea tan evidente como parece: en el interminable proceso de la atracción de talento, son las organizaciones quienes tienen que poner la carne en el asador. Es un proceso altamente competitivo, y el candidato es cada día más exigente. ¿Qué es lo que hay que tener?

Nuestros ponentes nos remiten decididamente a la noción de sinceridad (algo muy parecido a lo que nos decía hace una temporada Pedro Galván). Es decir, asumiendo que el barniz marketiniano está y debe estar, este no debe sustituir en ningún caso un análisis cuidadoso de nuestras señas de identidad y la esencia de nuestro proyecto. “Hay que tener la casa limpia antes de salir a la calle” y mucha coherencia, nos dice Sonia Ruiz.

Así, la realidad es que hay una guerra de talento ahí fuera y no podemos fiarlo todo a unos programas de beneficios que difícilmente podrán ser competitivos (porque siempre hay alguien que tiene más que ofrecer). Entonces, nuestra imagen de marca empleadora debe basarse en la realidad de nuestra organización si queremos tener una posición fuerte en esa guerra.

La conexión mágica

La buena noticia es que, igual que la organización busca el talento adecuado, el talento busca la organización adecuada. Y esto no necesariamente tiene que ver con criterios puramente económicos o de prestigio, sino también con cuestiones variopintas relacionadas con conciliación, propósito, salud emocional, etc. Esperamos que tengas claro con quién haces match

La mejor manera de saberlo es ponerse en la piel del empleado; y si no sabes cómo el mejor punto de partida es tomar como referencia a tus empleados reales; es muy probable que sean tu mejor fuente de información para detectar las fortalezas y debilidades de tu imagen de marca empleadora, y para generar un employee persona realmente fiable.

Resumiendo: la narrativa del employer branding es importante, qué duda cabe, pero la conexión real entre la organización y sus miembros (y entre estos) se plantea, se realiza y se mide en términos de comunicación interna. Es decir, que la conexión se encarna en canales de comunicación eficaces, honestos y bidireccionales.

imagen de marca empleadora 2 1

De empleados a embajadores

Haciendo gala de esa honestidad que preconiza, Sergio García nos confiesa que esta es una ardua tarea que “lleva su tiempecito”. En teoría, cuando ya tienes tu propuesta de valor al empleado puedes identificar aquellos perfiles que compartan ese valor y ver cómo esos campeones capilarizan el amor por la marca dentro y fuera de la organización.

Esa es la teoría, como decimos. En la práctica, no basta con plantear una de esas baterías de términos buenistas sobre la misión y la visión; la piedra de toque sería una selección de valores fundamentales establecidos desde dentro y con la participación de los empleados que sustentarían realmente nuestra imagen de marca empleadora (aquí, algunas propuestas prácticas).

Evidentemente también es necesaria una experiencia de empleado rica y positiva (no todo van a ser buenas intenciones) y el establecimiento de criterios rectores estratégicos para orientar la fidelización de talento: perfiles, formación, objetivos, compensaciones, en fin, esas cositas que ayudarán a tu organización y a tu gente a transformarse y crecer.

Ven, talento, ven…

Las personas que necesita tu organización están ahí, en alguna parte… Ahora tienes que escucharlas y hacer que te escuchen para que aporten valor a tu proyecto empresarial.

Lectura recomendada