Día de la Felicidad 2024: ¿cómo somos de felices en el trabajo?

Mientras la noción de ser felices en el trabajo va calando poco a poco en el ámbito de las empresas y las instituciones (despacio, pero va), sigue siendo importante y útil tener presentes unas cuantas referencias cuantitativas con las que se intenta medir esos niveles de felicidad en el trabajo.

Aprovechando el Día de la Felicidad 2024 (que nosotros celebramos como se debe, trabajando pero felices 😊), vamos a dar un repaso muy rápido a golpe de estadística a cómo está la cosa en cuanto a felicidad laboral. Nos vendrá muy bien para contrastar con los datos de la Encuesta Mundial de la Felicidad Laboral 2024, cuyos resultados publicaremos pronto.

Así, en general…

Partiendo del informe Ipsos de 2023 sobre felicidad global, para hacernos una idea así en general, podemos quedarnos con estos datos sobre trabajo y felicidad:

  • De los más de 22.000 encuestados, el 26 % no está satisfecho con su trabajo.
  • Para el caso de España hablaríamos de un 23 %; en general, en los países de renta alta esta satisfacción es mayor.
  • Las diferencias demográficas son moderadas, pero la generación boomer, las personas casadas, las personas con altos niveles de educación y de altos ingresos declaran mayor felicidad.

Lo cierto es que nada de esto resulta demasiado sorprendente. Además, encaja en los patrones “normales” demográficamente hablando. Más revelador resulta preguntar por los factores de felicidad; no, nada que ver con ingresos y similares. Los cinco factores más importantes son:

  • Sentir que mi vida tiene sentido
  • Sentir que controlo mi vida
  • Salud mental y bienestar
  • Vida social
  • Condiciones de vida

El empleo, como factor aislado, no pasa de media tabla. Sin embargo, es llamativo que estos cinco factores, mutatis mutandis, puedan equivalerse con los aspectos que solemos resaltar cuando hablamos de ser felices en el trabajo, como el propósito, la autonomía en la toma de decisiones, el bienestar mental, las relaciones interpersonales y, por último, los temas más materiales.

También descubrimos que en cada “nivel de felicidad” unos factores son más importantes que otros:

  • Para las personas más felices lo más importante es sentirse querido.
  • Para las personas menos felices lo más importante es la situación financiera personal.

Compromiso y estrés, los caballos de batalla para ser felices en el trabajo

parece que las dificultades se manifiestan por lo general en dos áreas, las del compromiso y la motivación. Este extremo viene confirmado en otras encuestas. Por ejemplo.

  • Según Gallup, aumentó el compromiso y en 2023 alcanza un 23 %. Al margen de matices regionales, sectoriales o demográficos, lo curioso es que para la consultora esto sea una “buena noticia”.
  • En el mismo estudio leemos que el 43 % de los empleados sienten que sufren un estrés intenso.
  • Más datos al respecto:
    • El 59 % de los empleados hace quite quitting, el 18 % está “desconectado activamente”.El 51 % de los empleados están buscando (otro) trabajo activamente.El compromiso cuenta 3,8 veces más que la localización física del trabajo en el estrés laboral.
    • En el trabajo remoto e híbrido, las conversaciones semanales entre el líder y el empleado sobre fortalezas, objetivos, colaboración y reconocimiento son significativas.

Pero ojo al dato, que decía el filósofo: en las empresas con buenas prácticas en cuanto a felicidad organizacional, la cifra de compromiso llega nada menos que al 72 %.

felices en el trabajo 2

Para las organizaciones merece la pena currarse la felicidad

Si atendemos distintas encuestas parciales y sectoriales (aquí y aquí), encontramos otras informaciones que apuntan en la misma dirección y matizan algo más la imagen de la felicidad laboral actual:

  • El 67 % de los empleados declaran ser más productivos cuando están felices.
  • Los empleados que se sienten reconocidos declaran 15 veces más satisfacción laboral.
  • Las empresas con más bienestar laboral tienen resultados hasta un 20 % mejores.
  • El 60 % de empleados se quedan o se van según el equilibrio con la vida personal.
  • El 56 % (en Estados Unidos) cree que la compañía podría hacer más por su felicidad.
  • Niveles altos de compromiso reducen el absentismo (41 %) y la rotación (59 %).
  • El 69 % de empleados tienen en cuenta la felicidad organizacional para elegir empleo.

Así que todos los datos (los tuyos también) indican que merece la pena ser felices en el trabajo, porque de ello depende un buen desempeño, tasas de rotación menores y una contratación de calidad; eso para la organización, porque para el empleado hay todavía mucho más en juego. Hablamos de su felicidad…

Tómate la felicidad en serio

…Pero también de la de tu organización como un todo; recuerda, empleados felices, mejores resultados.

Lectura recomendada