Cultura de felicidad en la empresa: ¿qué puede aportar la IA?

Cada día se asienta con más fuerza en el seno de las empresas la idea de que una cultura de felicidad es parte esencial para conseguir organizaciones más resilientes, adaptables y prósperas. Ahora, lo difícil es hacerla realidad. La inteligencia artificial puede ser el aliado que estábamos necesitando…

No, no es que tengas que preguntárselo a ChatGPT. Tampoco hay inteligencia artificial, que sepamos, que sea capaz de decirte lo que tienes que hacer con tu organización (y menos mal…). En lo que sí puede ayudarte es en proporcionarte información precisa y fiable para que puedas tomar decisiones mejor fundamentadas. Que no es poco.

Análisis de sentimientos y feedback en tiempo real

Con su innegable capacidad para el tratamiento de big data, entre ellos los datos procedentes de las encuestas de empleados o de las interacciones en las redes sociales internas, las herramientas basadas en IA serán una valiosa fuente de información fidedigna sobre el estado de ánimo coyuntural y el nivel de satisfacción general de tu talento.

¿Para qué nos sirve esto? Aparte de para lo obvio, estos análisis facilitarán a los líderes de la organización la identificación de problemas y puntos débiles. Así, serán capaces de diseñar e implementar medidas de manera más ágil para mantener o mejorar el bienestar laboral de los empleados.

Personalización de la experiencia de empleado

Con la ayuda de las herramientas de HR tech basadas en redes neuronales cultura de felicidad pronto será posible conocer las necesidades y preferencias personales de cada empleado. A partir de ahí, será más sencillo adaptar diversos aspectos de la realidad del trabajo (estamos pensando en asignación de tareas o en los programas de bienestar).

El impacto positivo en la experiencia de empleado. Ante todo, porque es de esperar que se produzcan un ajuste más preciso entre sus expectativas y las políticas reales de la organización. Pero también porque generará una mayor sensación de reconocimiento, con consecuencias directas en la motivación y el compromiso.

Automatización de tareas repetitivas

Una de las principales fuentes de malestar laboral tiene que ver con la realización de tareas repetitivas (por ejemplo de administración, gestión documental, reporting, etc.). Una gran parte de esas tareas podrían automatizarse de forma muy eficiente recurriendo a las tecnologías inteligentes más recientes.

¿La ventaja en cuanto a cultura de felicidad? Imagínate por un momento, como empleado, saberte libre de todas esas labores tediosas… Y ten en cuenta, como líder, la de tiempo que tus empleados habrán encontrado de repente para aumentar su productividad en otras tareas mucho más significativas que requieran de verdad talento humano.

cultura de felicidad 2
Photo by Lyncconf Games at flickr

Mejor comunicación y colaboración en gestión de proyectos

Los sistemas de gestión de proyectos (que ya están entre nosotros) que utilizan inteligencia artificial mejoran de manera sustancial los flujos de trabajo, la colaboración entre equipos y dentro de los mismos, la resolución de problemas de forma homogénea, la consulta y comunicación mediante chatbots, la funcionalidad de las plataformas…

Esto supone, un poco en la línea de lo comentado anteriormente, un empleo más eficiente de la fuerza de trabajo. Agilizar los flujos de trabajo resulta siempre satisfactorio para cualquier empleado, que puede mejorar su productividad por el mero hecho de participar en un entorno de trabajo mejor engrasado.

Detección de patrones de bienestar

La tarea más compleja a la que se enfrentan los departamentos de gestión de talento es la identificación de patrones de interrelación de variables. Es decir, ¿qué factores de la vida personal influyen en la felicidad en el trabajo? ¿Cómo afecta por ejemplo la dificultad de conciliación al absentismo?

Las complejas tramas que se tejen entre distintos factores son inescrutables para el ser humano (con cierta fiabilidad), pero no para la máquina. Si nos ayudamos de ella para identificar patrones y tendencias, tendremos andado un buen trecho de camino hacia una cultura de felicidad sólida.

Formación y desarrollo a medida del empleado

El desarrollo profesional, lo sabemos, es un factor clave en el bienestar laboral; pero sabemos también que es un tema complejo por lo que tiene de polifacético y personal. Para facilitar el la capacitación y el crecimiento tanto a corto como a largo plazo, la IA es capaz de analizar datos y hacer predicciones.

Y lo hace mucho mejor que nosotros, dónde va a parar. A partir del valioso conocimiento que nos va a proporcionar, podremos sentarnos con cada empleado para diseñar un itinerario funcional y satisfactorio. Ese apoyo que el empleado encuentra en la organización no solo será más preciso, sino que también disparará su nivel de compromiso.

Lectura recomendada