La escasez de mano de obra, factor clave en la estrategia empresarial

Desde Happyforce insistimos una y otra vez (y no somos los únicos, desde luego) en la importancia de generar felicidad laboral. ¿Por qué? No por una filantropía mal entendida, sino porque creemos que ser feliz en el trabajo es bueno para la organización. La escasez de mano de obra, tan presente últimamente, es un elemento clave en la ecuación.

Así que vamos a dedicar esta entrada de nuestro blog (por una vez y sin que sirva de precedente) a lo que pudiera parecer un tema de actualidad, pero que en realidad no lo es; a nuestro modo de ver, la falta de mano de obra no es una cuestión coyuntural o de corto plazo, sino una cuestión de estrategia para el futuro del trabajo.

A ver qué dicen las estadísticas

Llevábamos años escuchando el runrún y las predicciones catastrofistas, y tras la pandemia de covid-19 parece que las cosas se han precipitado y que el futuro nos ha alcanzado. Un clásico en todas, todas las estadísticas sobre el mercado laboral. Vamos a ver algunos números desde 2017 hasta aquí:

  • En junio de 2021 había en Estados Unidos 10,1 millones de ofertas de trabajo para 6,7 millones de trabajadores disponibles.
  • La ratio de solicitantes por oferta de trabajo en Japón en octubre de 2021 fue 1,62, la más baja en treinta años.
  • En 2021 faltaban en Reino Unido unos 188.000 trabajadores en el sector de turismo y hostelería.
  • Se predice una escasez de mano de obra de 2 a 3 millones de empleados hasta 2028 en Estados Unidos (en particular en producción, manufactura y construcción).
  • En Francia, el 44 % de empresas señalaba dificultades para reclutar talento en 2021; en Canadá en 2023, la cifra era del 47 %.
  • Ya en 2017 el 70 % de las empresas de construcción británicas declaraban escasez de personal cualificado.

Y esto es solo una selección. Si aterrizamos en España, superamos las 150.000 vacantes sin cubrir, todo un récord; máxime en un país donde (formas de medir aparte) otra cosa no, pero paro tenemos para exportar. ¿Cómo se come esto?

La hipótesis del número de horas trabajadas por persona

Ante el desconcierto de los especialistas, se han buscado numerosas explicaciones (que si el envejecimiento, que si la despoblación, que si el fenómeno “nini”…); difíciles de creer, en su mayoría, dado que en otros países de nuestro entorno también se dan esos factores la relación entre desempleo y vacantes (la “holgura” laboral) no tiene nada que ver.

Hay que ir un poco más allá en la búsqueda de hipótesis. La más plausible parece ser la reducción de horas trabajadas por persona. Parece ser que los ERTE de la pandemia y sus reducciones de jornada pueden haber señalado un camino que los trabajadores ya no quieren desandar. Menudos ingratos.

Total, que la escasez de mano de obra pudiera no serlo tanto, sino más bien una mezcla de jornadas más cortas, mayores bajas por enfermedad, acaparamiento de mano de obra por las grandes empresas y quizá un “efecto compensación” (más mujeres en el mercado, con menos horas trabajadas por compromisos de conciliación). ¿Estamos ante un problema de alineamiento de expectativas por ambas partes?

escasez de mano de obra 2

Lo que quieren los empleados

Se barajan otras razones para esta escasez de mano de obra (falta de cualificación, desequilibrios regionales, hasta un cambio de paradigma señalado por la Gran Renuncia estadounidense). Sea como sea, el caso es que el empleado parece tener la sartén por el mango en cuanto a capacidad de negociación. Pero esto no es necesariamente un problema…

Estamos en un escenario en el que en realidad lo importante es entender al empleado. Si les preguntas, probablemente te sorprenda saber que en la mayoría de los casos no es cuestión de dinero, sino más bien de flexibilidad para conciliar, reconocimiento del compromiso, oportunidades de desarrollo, mayor margen para tomar decisiones, mayor libertad para expresarse…

Como telón de fondo tenemos siempre el mismo: la cultura corporativa y el estilo de liderazgo. Los ajustes necesarios a nivel organizacional (y a medio y largo plazo son necesarios, no lo dudes) pueden verse no tanto como un problema sino como una oportunidad de mejora para que nuestra organización crezca sobre unas bases más sólidas.

Imagen de portada: Pixabay

Lectura recomendada