Salud mental 4.0 en la empresa: digitalización y bienestar laboral

Los factores que intervienen en el bienestar laboral de las personas son muchos y muy variados. La imparable digitalización de nuestros días nos allana el camino en muchos sentidos, pero todos somos conscientes de que respecto a nuestra salud mental puede tener un impacto negativo. Así que este texto gira en torno a esa mezcla potencialmente explosiva: digitalización y salud mental.

No nos vamos a detener mucho en la definición de salud mental, riesgos y contramedidas, porque ya lo hemos hecho; ni en la relación con la productividad, que también se ha tratado. Vamos a poner el acento en las estrategias relacionadas con la digitalización que podemos implementar para mejorar la felicidad laboral en el entorno de trabajo, y en cómo usar esa digitalización de manera positiva.

Salud mental en la era digital: desafíos específicos

Digamos que son viejos problemas con nuevas caras; el desarrollo tecnológico y su indiscutible impacto en la forma de trabajar del presente ha generado (o más bien exacerbado) una serie de desafíos concretos claramente relacionados con lo digital. Merece la pena recordar los más evidentes:

  • Sobrecarga de información. El mero aumento de volumen pone en dificultades nuestra capacidad para afrontarla.
  • Aumento de la multitarea. Ese modo de trabajo en el que se abarca mucho y se aprieta poco…
  • Expectativas de disponibilidad y respuesta. La capacidad de trabajo se ve sobrepasada por las posibilidades tecnológicas.
  • Incapacidad para la desconexión. La presencia constante de mecanismos digitales de comunicación resulta abrumadora.
  • Aislamiento interpersonal. En paralelo, las relaciones humanas, puntal de la salud mental, se ven comprometidas.
  • Seguridad y privacidad. El nivel de exigencia en este sentido genera importantes incertidumbres y complicaciones.

Hacia un mayor bienestar laboral: estrategias de salud mental

Dado que la salud mental no se restringe a cuestiones meramente psicológicas o emocionales (que también), es necesario abordar la cuestión desde una perspectiva holística y plantear estrategias amplias que cubran cuando menos los siguientes aspectos:

  • Equilibrio entre trabajo y vida personal: horarios razonables, respeto al tiempo de descanso/desconexión y flexibilidad para adaptarse a las necesidades personales de cada empleado, los puntales.
  • Oferta de recursos de gestión del estrés: el acceso a programas de salud mental, apoyo emocional y herramientas de gestión del estrés debe normalizarse y generalizarse.
  • Fomento del uso responsable de la tecnología: la promoción del bienestar laboral pasa por establecer pautas saludables en el uso de dispositivos digitales (pausas frecuentes, fomento de actividad física, capacitación específica…).
bienestar laboral 2

Apoyos tecnológicos para trabajar la salud mental en la empresa

Pero la digitalización también puede ser fuente de bienestar laboral y ayudar a mantener un estado mental saludable. Para ello existen herramientas específicas en diferentes áreas, como pueden ser:

  • Seguimiento del estado de salud mental. Poniendo el acento en la gestión del estrés, adoptando por ejemplo un enfoque cognitivo-conductual en el caso de Sanvello.
  • Autocuidado físico y ergonómico. Es interesante implementar soluciones generales para gestionar actividad física, alimentación, descanso, etc. prestando especial atención a la ergonomía. Como The Fabulous.
  • Aplicaciones de meditación y mindfulness. Headspace y plataformas similares se centran en ejercicios de respiración, seguimiento del sueño o técnicas de atención plena.
  • Servicios de coaching en línea. Puedes usarlas específicamente para desarrollar un mayor bienestar laboral poniendo el foco en la resiliencia, por ejemplo. La más conocida es BetterUp.
  • Análisis del clima laboral. Happyforce te ayuda a tomar el pulso a tu organización y detectar debilidades que pueden tener efecto sobre la salud mental de tus empleados.

En todo caso, a fin de cuentas se trata de dar un uso adecuado a estos recursos (y a otros más genéricos, como los dedicados a gestión de tareas o a comunicación): conocer bien la herramienta, informarnos de sus posibilidades y, a la hora de implementarla, buscar asesoramiento entre los primeros interesados, los empleados, para un uso eficiente en nuestro caso concreto.

Un trabajo más saludable en lo físico, lo mental y lo emocional

Ser más feliz en el trabajo pasa, entre otras cosas, por cuidar nuestra salud mental; ¡convierte la tecnología digital en tu mejor aliada!

Imagen de portada: Ars Electronica en flickr

Lectura recomendada