Salud en el trabajo, ¿garantía de bienestar laboral?

El tema de la salud en el trabajo es casi tan viejo como el trabajo en sí, en un principio por aquello de que el trabajador enfermo produce poco (y muerto, ya no veas). Hoy en día no se puede comprender ninguna actividad ocupacional sin tener en cuenta las facetas relacionadas con la salud.

El Día Mundial de la Salud y la Seguridad en el Trabajo, que se celebra el 28 de abril, nos sirve de excusa para reflexionar sobre los vínculos que hay entre la salud, la felicidad y el bienestar. Como titular, una buena noticia: trabájate uno de estos factores y te estarás trabajando todos.

¿A qué llamamos “salud en el trabajo”?

Sisi, el trabajo es salud y todo eso, pero ahora en serio… ¿Qué se considera bajo tal concepto? La OIT, que algo sabe de estas cosas, nos remite a la confluencia entre salud y actividad laboral, que se influyen mutuamente; el trabajo puede incidir positiva o negativamente en la salud, y proteger a los trabajadores contra la enfermedad, los daños y otros efectos negativos es el meollo del asunto.

Así, hablamos de un concepto amplio y complejo que tradicionalmente se plasma en distintas áreas de la organización del trabajo y la protección de riesgos laborales: higiene industrial y ergonomía en el trabajo son los más tradicionales, pero hoy sabemos que el bienestar laboral depende de muchos otros factores.

Lo curioso (o no tanto) es que estos otros factores, que van más mucho más allá de la salud entendida como un “mínimo denominador común” de supervivencia y seguridad, también inciden directamente en la salud. O sea, que la relación es en realidad una interrelación. Ser felices en el trabajo es seguramente el factor más intangible, pero no por ello menos real.

El binomio salud-felicidad

Nos adentramos aquí en un terreno pantanoso más propio de blogs de psicología que de este, y que pocos se atreven a tratar con rigor científico; o, para ser más justos y precisos, del que pocos extraen conclusiones definitivas. Aún así, la idea de que niveles altos de felicidad y bienestar influyen positivamente en el estado de salud parece ampliamente consensuada.

Tampoco parece que nadie dude de que para cualquier organización es importante la salud de su capital humano. Se mire por donde se mire (enfermedades laborales, bajas, absentismo; pero también reclutamiento y retención, imagen de marca, motivación, compromiso, rendimiento…), la salud de la fuerza de trabajo tiene un efecto directo sobre los resultados.

Dicho esto, dicho todo; si las organizaciones queremos trabajadores más felices, tenemos que cuidar muy mucho la salud en el trabajo (salud mental incluida, por supuesto). Es lógico. Pero más interesante aún, la hipótesis puede mirarse también en dirección contraria: si promovemos la felicidad laboral, ¿tendremos empleados más saludables? Todo apunta a que así es.

salud en el trabajo 2
Seguridad, mucha; felicidad, regular. Image by Policía Nacional de los colombianos at flickr

La salud laboral es más que PRL, higiene y ergonomía

Todo… ¿el qué? Pues por ejemplo, este estudio (Erkus y Afacan, 2021) toma el capital psicológico como elemento central para confirmar que las características del trabajo (tanto del puesto como la organización, la carga, etc.), el papel del líder y los roles en la organización son piezas clave en el bienestar en el trabajo.

Aterrizando esta idea en términos prácticos, G. Gallara (de Concentra) explica que la famosa great resignation pospandémica puede explicarse como una búsqueda explícita de mejores condiciones de salud en el trabajo por parte de los empleados (o al menos, como un factor determinante).

Por las mismas, si sabemos jugar bien nuestras cartas, puede convertirse en una gran oportunidad. Pero de lo contrario, llegamos a la conclusión que apuntábamos al principio de esta entrada: si solo atendemos las cuestiones puramente sanitarias de nuestro talento humano no alcanzaremos los umbrales de bienestar deseables para crecer; para eso necesitamos poner la felicidad en el punto de mira.

¡Salud y felicidad en el trabajo van de la mano!

Así que elige bien tus objetivos y… ¿a qué esperas para diseñar, crear y poner en marcha acciones para currarte la felicidad de tus empleados?

Lectura recomendada