Cinco estrategias de salud mental en el trabajo; teoría y práctica

En esta entrada de nuestro blog volvemos a la carga con el que seguramente sea el gran caballo de batalla de la gestión de talento del siglo XXI: la salud mental en el trabajo. Un aspecto del bienestar laboral cuya importancia es fácil de entender, y que sin embargo ha permanecido arrinconado hasta fechas bien recientes.

En Happyforce somos activamente conscientes del peso específico del bienestar mental de los empleados en las vicisitudes por las que pasa la organización, pero por encima de ello pensamos que cuidar a las personas con las que trabajamos debe ser parte de nuestro ADN corporativo. ¿Cómo se plantea y cómo se lleva a cabo?

El papel de la salud mental en el trabajo (y al revés)

Esto no requiere mucha más explicación, pero hay que decirlo: igual que ocurre con nuestro estado físico, la relación entre nuestro estado mental y nuestra actividad laboral es de dos vías; o sea, que el uno impacta y condiciona la otra, y viceversa. Tanto la persona como la organización deben velar para que esa doble interacción sea positiva.

La conclusión evidente es que cuidar a las personas (condición necesaria para ser felices en el trabajo) incluye sí o sí la salud mental, con todo lo que eso implica: cuidado físico, apoyo emocional, atención psicológica, etc. Para llevarlo a efecto hay que plantear estrategias tan explícitas como realizables en forma de acciones específicas.

Cinco estrategias en la teoría

Enumeramos a continuación cinco principios básicos que conforman algo así como una guía de ruta para elaborar una estrategia eficiente de salud mental, tanto preventiva como correctiva:

  • Cultura corporativa alineada: es necesario fomentar un caldo de cultivo en el que el cuidado de la salud mental en el trabajo sea un valor perfectamente integrado y habilite el establecimiento de mecanismos prácticos.
  • Comunicación activa: igualmente necesario es contarlo; establecer canales para que los empleados se comuniquen con la organización de forma privada y confiable, y ámbitos de diálogo entre empleados.
  • Sensibilización y formación: se trata de eliminar los estigmas sobre la salud mental y normalizar la búsqueda de ayuda, primero; y luego, de dar recursos de identificación y afrontamiento de problemas mentales.
  • Poner a disposición recursos de apoyo: tener profesionales y otros apoyos del ámbito psicológico a mano sirve como “primera línea de combate” en el asesoramiento, gestión y tratamiento de problemáticas.
  • Personalizar y adaptar: teniendo en cuenta los recursos disponibles, el objetivo es que la atención, las soluciones y el seguimiento de los problemas se adapten a cada persona y no al revés.
salud mental en el trabajo 22

Cinco estrategias en la práctica

Y ahora, ¿cómo implementamos todas esas buenas intenciones? Con estrategias prácticas que cada organización debe elaborar en su contexto y a la medida de sus necesidades; aquí podemos plantear algunas prácticas a modo de ejemplo:

  • Salesforce, todo un ejemplo en cuanto a políticas de promoción de la salud mental en el trabajo, tiene un completo programa con incentivo de “tiempo de recarga”, reembolso por actividades de bienestar o terapia gratuita, entre otras cosas.
  • Janssen, filial de Johnson&Johnson, ofrece a sus empleados completos programas de bienestar mental que incluyen recursos en línea, asesoramiento profesional y campañas de concienciación y visibilización. Puedes echarles un vistazo aquí.
  • Ernst & Young implementa programas muy similares (Life Wellness) centrados en salud, con variadas acciones que van de los talleres de desarrollo emocional al reconocimiento médico protocolizado, pasando por desayunos saludables.
  • Lloyd’s, el banco inglés, ofrece a sus empleados programas que engloban entre otras cosas formación en salud mental, una línea directa de asistencia y una red interna de empleados llamada “Together” para promover el apoyo mutuo.
  • Google (cómo no) apuesta por medidas de impacto directo como días ilimitados de vacaciones por estrés, opciones flexibles de trabajo personalizadas, talleres de mindfulness y acceso a terapeutas. Y parecen ser de lo más exitosas.

Será un lugar común, pero…

…pero la salud es lo primero nos pongamos como nos pongamos. Y que tu organización depende del bienestar de tus empleados, también.

Lectura recomendada