Alineación de equipos (team building): ¿en qué consiste realmente?

Arconada, Celayeta, Gajate, Iriarte, Bakero, López Ufarte… No, no va por ahí la alineación de equipos a la que nos referimos. En las organizaciones últimamente todo el mundo queremos alinearlo todo, empezando por los equipos de trabajo. Y a la vista de los resultados, a veces parece que no está muy claro si nos estamos enterando de qué va la cosa.

Ojo, que aquí no estamos por encima de nadie y somos los primeros en pasarlas canutas con un concepto tan escurridizo como este; así que antes de ponernos a pontificar sobre cómo se hace, hemos pensado que sería mejor dedicar esta entrada de nuestro blog a tratar de definir bien en qué consiste.

Mucho más que “ponerse de acuerdo”; el componente de la felicidad

La alineación (o alineamiento de equipos, si lo prefieres) puede definirse a grandes rasgos como la armonización de los miembros de un equipo y su trabajo de acuerdo con una serie de objetivos y conforme a una serie de principios. Además, este alineamiento no es solamente interno necesariamente, sino también externo.

Para tratar de ilustrar el doble aspecto (objetivos y principios) que tiene necesariamente la alineación de equipos, vamos a mencionar el uso del término en otras dos áreas que tienen (en principio) poco o nada que ver:

¿Podemos decir que team building es un sinónimo? No exactamente, porque se entiende que la “construcción de los equipos” se orienta más bien en el sentido de las prácticas más concretas para alinear equipos; sería la consecuencia lógica de la voluntad de alineamiento.

Por la parte que nos toca, debemos mencionar que la felicidad laboral es un ingrediente esencial en el alineamiento de equipos, hasta el punto que todo lo demás puede desmoronarse como un castillo de naipes si no tenemos en cuenta este factor.

Alinearse por dentro…

El primer paso de la alineación de equipos es, lógicamente, alinear a los miembros del equipo entre sí. El elemento esencial para ello es la claridad en la definición de los objetivos y la comunicación de los mismos. Una distribución de tareas precisa y transparente genera confianza, motivación y compromiso.

De la metáfora deportiva podemos sacar en limpio, entre otras cosas, que colocar a cada uno en su lugar (asignando adecuadamente las misiones específicas) y buscar una compenetración eficiente es la tarea esencial del líder de equipo; pero más que nada una cuestión de método, de la que hablaremos otro día.

alineación de equipos 1

…y alinearse por fuera

Pero hay otra alineación de equipos igualmente importante, que es la de los equipos entre sí y con la organización a la que pertenecen. ¿En qué sentido? En primer lugar, en el de la coherencia con el propósito de la empresa y sus valores, así como con su cultura corporativa. Hablar de valores o cultura puede sonar poco tangible, pero es la base en cualquier proyecto duradero y te garantizamos que la alineación puede medirse.

En segundo lugar, y de manera más práctica, está la coordinación entre equipos en proyectos amplios. La alineación en este sentido tiene que ver más con la armonización de ritmos y el equilibrio de esfuerzos. Es cuestión ante todo de competencias organizativas, pero también es donde se pueden evidenciar tanto la “cojera” en los valores (si la colaboración es uno de nuestros principios, que se note) como el déficit de bienestar laboral de los empleados.

¡Todos a una!

Invoca el espíritu de Fuenteovejuna para alinear equipos en el seno de tu organización; el efecto sobre el bienestar laboral y el rendimiento es impagable.

Lectura recomendada

cultura organizacional
Liderazgo

El paraguas cultural del líder

“Un buen líder es como un paraguas protector”. Esta brillante observación fue realizada por Antonio Rodríguez, CEO y fundador de Efficient Happiness, mientras estábamos compartiendo

Read More »